NAVANTIA: The construction of the BAM-IS will entail 1.33 Million hours of work in the Bay of Cadiz

11 October 2021 | Madrid

NAVANTIA: The construction of the BAM-IS will entail 1.33 Million hours of work in the Bay of Cadiz
  • El Consejo de Ministros autoriza la construcción de un buque de intervención subacuática (BAM-IS) por un valor estimado de 166,5 millones de euros

La construcción del Buque de Acción Marítima de Intervención Subacuática (BAM-IS) para la Armada española por parte de NAVANTIA supondrá más de 1,3 millones de horas de trabajo en la Bahía de Cádiz, tras la autorización por el Consejo de Ministros al Ministerio de Defensa para realizar un contrato por un valor estimado de 166.460.000 euros.

La obra del BAM-IS, incluidos los trabajos de ingeniería, generará alrededor de 1.100 empleos durante tres años y medio, sumando empleo directo, indirecto e inducido. Casi 160 serán empleados directos de NAVANTIA, unos 300 corresponderán a industria colaboradora y otros 660 se generarán en suministradores y otras empresas. 

Todo ello supondrá que, durante tres años y medio, se generará un valor añadido directo e indirecto para la economía de aproximadamente 54 millones de euros anuales, y una demanda agregada de 159 millones de euros anuales.

El buque se construirá en el astillero de Puerto Real, especializado en buques de gran tamaño. NAVANTIA trabaja al mismo tiempo en el programa Avante 2200 para Arabia Saudí en su astillero de San Fernando, el programa de las fragatas F-110 para la Armada Española en el de Ferrol y el de submarinos S-80 en el de Cartagena.

El futuro BAM-IS tendrá entre sus misiones operaciones de buceo, salvamento, apoyo al rescate y rescate de submarinos siniestrados, intervención y rescate en accidentes y naufragios y vigilancia y monitorización del patrimonio subacuático.

La construcción de este buque supone un desafío desde el punto de vista de la integración de los sistemas, sensores y equipos que debe llevar para abordar su amplio rango de misiones. Supondrá, por lo tanto, un nuevo avance tecnológico para NAVANTIA, que atesora ya una experiencia reconocida como integrador de sistemas,  y le permitirá ampliar su catálogo de productos y sus mercados potenciales.

Se espera que los buques con capacidad de intervención subacuática sean un producto con una demanda internacional creciente dado el aumento previsto en el número de submarinos.