NAVANTIA reinforces its shipyards with new contracts for the Bay of Cadiz, while it works on several projects for Ferrol and Cartagena

25 January 2021 | Madrid

NAVANTIA reinforces its shipyards with new contracts for the Bay of Cadiz, while it works on several projects for Ferrol and Cartagena

Astilleros de NAVANTIA en la Bahía de Cádiz.

  • Al contrato para la reparación y mantenimiento de los buques de Rota se suma la construcción del patrullero de altura que tiene a Marruecos como cliente

Este mes de enero se han producido dos anuncios importantes para los astilleros de NAVANTIA en la Bahía de Cádiz, que van a redundar en el aumento de la carga de trabajo y en la estabilidad en el empleo de la industria gaditana.

NAVANTIA ha sido seleccionada en el proceso de licitación realizado por el Gobierno de Estados Unidos para la reparación y mantenimiento de los Destructores Clase Arleigh Burke-Class (DDGs) y otros buques de la US Navy desplegados en la Base Naval de Rota (Cádiz). El nuevo contrato, que tiene vigencia hasta enero de 2028, es por un importe máximo de 822,4 millones de euros y podría generar más de 1.000 empleos directos al año.

De este modo, NAVANTIA se consolida como mantenedor principal de la US Navy en Rota, un papel que ha venido desempeñando desde 2013. Se trata de un contrato extensivo en mano de obra, con un alto nivel de requerimientos técnicos exigidos por el cliente y muy riguroso en el cumplimiento de los plazos, lo que hace de él una importante fuente de riqueza y de capacitación de NAVANTIA y de sus empresas colaboradoras. Redundará, además, en mejoras en los procesos y, por tanto, en un mejor posicionamiento global de la compañía en el mercado de defensa.

La empresa dispone de instalaciones y personal desplegado en la Base Naval de Rota, donde se centralizarán todas las actividades asociadas a este nuevo encargo. Estas instalaciones, además del apoyo a los buques de la US Navy, prestan actividades de apoyo a los buques de la Armada Española.

Patrullero para Marruecos

Asimismo, NAVANTIA ha logrado un contrato con la Marina Real de Marruecos para diseñar y construir un patrullero de altura que supondrá un millón de horas de trabajo para los astilleros de la Bahía de Cádiz, cerca de 250 empleos durante los próximos tres años y medio. En estos mismos astilleros también se construirá el Buque de Acción Marítima de Intervención Subacuática (BAM-IS) para la Armada española.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, anunció el contrato el pasado 8 de enero, durante una visita al astillero de San Fernando en la que estuvo acompañada por la presidenta de NAVANTIA, Belén Gualda. El proyecto ha contado con el apoyo institucional del Gobierno y su éxito abre la puerta a la contratación de otras unidades similares, lo que implicaría más horas de trabajo y más empleo para la industria naval.

Marruecos comunicó en abril las especificaciones del contrato para la construcción del patrullero, por el que se interesaron astilleros de varios países. NAVANTIA presentó su oferta en agosto y un equipo de la compañía se desplazó a Marruecos para negociar los aspectos técnicos y comerciales.

Desde el pasado septiembre, los contactos entre NAVANTIA y la Administración de la Defensa Nacional marroquí han sido permanentes para adecuar todas las especificaciones técnicas del buque a los requisitos de su Marina y cumplir la hoja de ruta acordada en la negociación.

El contrato incluye el diseño del buque. Una vez finalizados los trabajos de ingeniería, comenzará su construcción. NAVANTIA ya suministró patrulleros y una corbeta a la Marina Real de Marruecos en los años ochenta y este contrato retoma esa senda. 

El patrullero de altura se inserta dentro del Plan Estratégico de NAVANTIA. Es un buque muy demandado en el ámbito internacional, con las consiguientes oportunidades de exportación a otros países.

La compañía está estudiado también diferentes opciones comerciales para sus astilleros de Cartagena, donde actualmente se construye el submarino S-80, y Ferrol, donde se construirán las fragatas F-110 para la Armada Española. Este último programa se enmarca en lo establecido en el Plan Estratégico de la compañía, que apuesta por consolidar este astillero como polo de referencia mundial en el diseño y construcción de fragatas de última generación y como catalizador del Astillero 4.0, vital para asegurar la sostenibilidad de la empresa a medio y largo plazo.